1 de agosto de 2014

Capitulo 27

Capitulo 27
Wow... eh, realmente me he liado con mil cosas... ¡Pero ya estoy aquí de regreso con los capítulos! Si que he tardado algo en subir algún capitulo nuevo, pero hoy es el día... Aparte  he estado toda enrolladisima en mil cosas personales y del blog, con la nueva iniciativa, y pues no me animó mucho el capitulo anterior porque casi no hubo comentarios :c Bueno chicos, les dejo leer, los quiero^^
Besos:*
wayra♥
Martes 25 de Mayo. 70 Años Después de los Días Oscuros.
Me levanto; escucho como el reloj marca las cinco de la mañana. Los recuerdos de ayer son confusos, apenas se que fue lo que ocurrió después de subir al tren, pero todo mundo intentaba calmarme, yo trataba de estar mas apacible, sin embargo me parecía imposible, entonces fue cuando no dudaron en inyectarme un poco de morfina. 

Me levanto y aunque es casi imperceptible siento el expreso en movimiento, me estiro un poco, y lanzo el edredón que cubría buena parte de mi, el vestido que llevo se ha arrugado, el lado de la cama que yo no ocupe, esta mal hecho, señal que me indica que Finnick estuvo aquí, el cuarto esta oscuro y elegante, con su hermosa alfombra, sus grandes armarios, enormes tocadores, y pudorosas bañeras.

Camino descalza por la habitación hasta dar con unas cómodas pantuflas, que ya puestas, no me apetece volver a quitarmerlas. Me miro en el espejo, mis ojos están llorosos, y las marcas de mis lagrimas quedaron plasmadas en mi rostro, ya que se abrieron surcos en mi rostro lleno de maquillaje. Me enjuago la cara con agua fría para despertarme, me agarro el cabello en una coleta alta, suelto un suspiro, y salgo de la habitación.

Avanzo por el tren hasta dar con la sala, pero me detengo a la suficiente distancia para que las puertas automáticas no se abran y pueda escuchar que el lo que murmuran mis compañeros de viaje. Escucho voces excitadas y enardecidas, un puño sobre la mesa, me acerco un poco y logro recibir parte de la conversación. 

-Esta enloqueciendo... Se nota. En su mirada, ese pequeño temblor de sus manos y su diente marcado en su labio inferior.-declara Cornelius, veo como aprieta los puños a través. de la ventana de la puerta, por la que logro asomarme un segundo en el que no me ven.

-Cállate.-dice la voz de Finnick, es dura, tanto como jamas la había escuchado.-Solo esta afectada por los Juegos, ya se le pasara, a todos se nos pasa.-asegura con un tono mas calmado, mi respiración se relaja, si el lo cree es muy probable que tenga razón. Me doy animos para entrar, me acerco un poco mas a las puertas. Se abren. Se sorprenden y me miran apenados, no creo que hallan querido decir eso, al menos no frente a mi.

-Annie-le tiembla la voz a Cornelius, me sonríe de manera no muy convincente, le hago una mueca de desagrado y me siento a la mesa de caoba que se halla a mi derecha.

"Bola de Hipócritas" es lo único que logro pensar a cada momento que los veo. Tigris, Natacie, Cornelius... bola de hipócritas, los únicos capaces de defenderme son Mags y Finnick.. Me dedico a ver el paisaje, y el tren, este se halla perfectamente ordenado, pintado de color vino y con una alfombra dorada y sillones a juego, un llamativo televisor al final de la habitación, y en la mesa diversos platillos bien adecuados y acomodados, cubiertos de plata pura y un pequeño bar.

Solo siento como trago, pero no tengo la menor idea de como sabe lo que me estoy metiendo a la boca, mucho menos de como se llama. Me da un ligero tic en el ojo, estoy furiosa, hacia ya tiempo no me enojaba tanto, Finnick se deja caer en la silla de mi lado y me observa, descifrando mi inmutable rostro, le brindo un pequeña sonrisa, apenas notable, pero el la halla y me guiña un ojo. 

El tren se para ¿Sera que ya estamos en el Distrito 12? Sacudo la cabeza y doy un resoplido, no quiero ver mas gente pálida que asimile con la muerte próxima y prematura. Tampoco quiero dejarme en manos de Tigris y su amiguita, ese par venidas del Capitolio, Natacie no me parecía tan mal, ahora me parece un montón puro de hipocresía y acento del Capitolio. Bufo, podría ser peor. 

Me voy a mi cuarto con mi novio tras de mi, paso y el me espera fuer mientras mi estilista me plancha el cabello, me hace dos trenzas y me da un shorts de corte a la cintura y una ombliguera de flores, unos huachaches entaconados con los que apenas puedo moverme y avanzo por todo el tren, me agarro al brazo de Finnick y el al mio, y sentimos como el aire entra cuando se abren las puertas y la multitud aplaude, salimos y avanzamos por la estación, voy con la cabeza gacha, no me atrevo a levantarla, tengo miedo de que encontrare en los ojos de aquellos ciudadanos. 

Respiro profundamente y alzo la vista, me hallo con un pueblo hambriento, las caras demacradas, las costillas salidas, los ojos llenos de ojeras y la mirada resentida o asustada que se hunde en sus profundos ojos, me asusta saber lo que vive esa gente. Ese Distrito. Las lagrimas me saltan a los ojos, y lucho por contenerlas, las reprimo hasta lo mas profundo de mi ser.   

Escucho como algunos gritos lejanos resuenan letales, tales como: "Asesina" "Loca del 4" "Traidora", y muchas cosas horribles que martillan mis oídos, cuando veo el Edificio de Justicia, tengo ganas de correr a el, alejarme de todas esas personas, pero el Alcalde se presenta ante mi, solo sonrió, viendo como me guía a la tarima.

-Nadie me dijo que tendría que hablar-le procuro decir  al Alcalde, pero no me escucha, avanzamos a través de la plaza llena, mientras sigo la gordura del Alcalde y su brillante calva. Me aferro a Finnick, cuando llegamos al podio, me quedo helada, incapaz de subir las escaleras, resoplo, intentando mantener la calma.

Me aproximo al centro, siendo empujada y escoltada por un par de Agentes de la Paz.

-Hmm.-carraspeo en el micrófono. Estoy algo confusa, pero tengo una idea de lo que diré.-Quiero agradecer al Capitolio, gracias por mi oportunidad de vivir... Yo, quería decir que el 12 a cumplido su deber, al entregar a los dos tributos cumplieron su deber como Distrito, lo siento por las familias que han perdido a alguien especial. Panem hoy, Panem mañana, Panem por siempre.- Saludo con la mano, mientras veo como algunos mueven la cabeza de manera negativa, y me retiro a refugiarme en los brazos de Finnick.

El día sigue y apenas soy consciente, se que me dan la bienvenida, y una cena en el salón adecuado y más elegante, lleno de candelabros y una mesa grande y larga, adornada con sillas de terciopelo rojo, y veo como Natacie flirtea con el hijo del alcalde, yo tan solo platico con Finnick, ignoro al resto del mundo, el cual parece encantado por conocerme. Pronto me hallo en el tren acostada en mi cama con una bata, alguien toca la puerta. Se que es Finnick, le digo que pase.

Se recuesta a mi lado, y me toma el rostro entre las manos, me da un besito en la frente y se recuesta, susurrándome que duerma, asiento y me alejo arrullada por su voz.


5 comentarios:

  1. Oh por Dios, Annie comienza acaer en garras del Capitolio :( hace todo lo que le dicen... Me ha encantado el cpaitulo Wayra, ya espero el siguiente c:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pato(: Lo se, es algo triste :c Pero Finnick esta allí (: Muchas gracias, el siguiente pronto esta listo:*
      wayra♥

      Eliminar
  2. Hola, soy nuevecita por aquí y debo admitir que me encanta este blog, lo encontré por casualidad entre las afilaciones de uno de los blogs que sigo y empecé a leer la historia por curiosidad quedándome simple y llanamente encantada, me da tanta pena Annie, tener que seguir sus reglas de esa manera tan fuerte. Lo que pasó en sus juegos y esto, ains, odio al Capitolio, en serio, realmente la hizo sufrir; suerte que Finnick está allí para apoyarla y consolarla siempre, esto es genial. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, muchisimas gracias♥ Me agrada mucho que te guste el blog, gracias por seguirlo y estar aquí leyendome, mil gracias:) Cualquier cosa dime, si tienes blog, te afilio, solo dime :) Graciux:*
      beso^^
      wayra♥

      Eliminar
    2. De nada, ya te lo dije, está muy bien, de blog tengo varios pero al que dedico más tiempo es a este, http://thg-unaprofesionaldiferente.blogspot.com.es/ mi propia historia de los juegos del hambre, ¡hasta pronto!

      Eliminar

¡Hola!
Me encantaría que dejaras un comentario, me esfuerzo mucho para hacer estos artículos o escritos, y no me vendría mal que de vez en cuando dejaras tu opinión.
¡Anímate a comentar!
Gracias por leerme, besos^^
wayra♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...