3 de junio de 2014

Capitulo 23

Capitulo 23

Lo se... lo se... Prometí ponerme al corriente hermosos pero... tarea... ¡Montones! Y bueno... aquí estoy de nuevo... jadeante pero aquí estoy. Disfruten el Capitulo hecho con mucho amor:*
wayra♥ (Se me borraron los resultados de la encuesta del blog:c u.u </3)
Viernes 14 de mayo. 70 Años después de los Días Oscuros.

Corro, intento que sea lejos, pero no tengo dirección, mis piernas se dirigen solas, y yo aun corro, cuando me hallo frente a la verja del distrito, la brinco y me hundo en lo profundo del bosque, mis ojos ya se han empañado llenos de lagrimas. Tropiezo con una gruesa raíz que se interpuso en mi camino, o quizá mas bien yo en el de ella, y caigo, ruedo cuesta abajo hasta que choco con un montón de hojas acumuladas, llenas de bichos.

Me quedo tiesa en el suelo unos momentos, las lagrimas escurren por mi rostro y de vez en cuando un sollozo escapa de mi garganta, me pongo en pie, no se cuanto a pasado, pero siento que ya no puedo estar mas tiempo tirada a menos que me quiera quedar allí para el resto de mi miserable vida, claro que eso no puede ser peor.

Me adentro en el bosque mientras busco el cobijo de los arboles, que me recuerdan un poco a la arena, sin embargo siempre fueron mis aliados, el sol ya esta oculto y las sombras ya están agusto caminando a mi lado, mientras me guían a la penumbra. Yo solo las sigo, poco a poco me doy cuenta que estoy perdida, mi respiración se hace mas pesada, mi vista se ha adaptado a la creciente oscuridad que me embarga, y mi oído esta atento a cualquier cosa.

Algo se desliza en la penumbra, se esta acercando, son pasos, y una respiración, es un hombre... no hay duda. Cae delante de mi como un bulto, ahogo un grito, me acerco al cuerpo, es delgado, lo muevo con la punta del pie, seguro esta bien ya que ha caído sobre un montón de pasto seco. Cuando me doy cuenta que esta inconsciente lo volteo, es un hombre joven, no tendrá mas de 16, es guapo y de facciones masculinas, una nariz mediana, tez bronceada, cabello negro como el carbón. Lleva un martillo en la mano, una mochila a espaldas, va vestido con unas botas de caza, pantalones rudimentarios y una camisa hecha jirones. 

Le muevo lentamente, no se si es peligroso, pero estoy demasiado temerosa por su vida para pensar en ello, las nubes grises se inclinan sobre nosotros pronosticando un aguasero, el pasto esta helado, el viento es gélido, me cala hasta los huesos, le muevo mas agitadamente, de pronto sus ojos se abren, son grandes y grises, me miran alarmado, segundos después estoy contra el suelo y el sostiene su martillo sobre su cabeza.

-¿Annie?-murmura dudoso, un atisbo de asombro destella en su rostro, pero no se deja llevar y me aprisiona mas contra el suelo, asiento con la cabeza como puedo. Se levanta y me da una mano yo se la tomo y me pongo en pie.

-Hmmm... Hola... Creo que es mejor que volvamos al 4, no creo que sea muy recomendable vagar de noche.-sugiero, el me mira anonadado.-¿Te conozco?-el niega con la cabeza, me doy cuenta que todo mundo me ha de conocer; claro, he ganado los juegos.

-Vamos.-apresura, se comienza mover en la espesura pero regresa a mi lado admitiendo:-estoy... algo perdido.-

Lo tomo por el brazo, musculoso y desgarrado, es como dos cabezas mas alto que yo, es ancho y fornido, no marcado tan solo... realmente fornido. Lo guío, por el bosquecillo, lleno de plantas que en este momento se ven oscuras y decadentes. El me sigue a paso lento, desconfiado, echándome de vez en cuando miradas de recelo.

Pronto me encuentro indicándole como trepar la verja del Distrito. El lo hace con facilidad tal que me deja algo perpleja, sin saber porque lo llevo hacia la Aldea de los Vencedores, me detengo delante de la puerta de Finnick, los ojos se me inundan de lagrimas, la vista se me hace borrosa de nuevo, el chico se da cuenta y ablanda su expresión un poco. Me doy media vuelta y me dirijo a mi casa, abro la puerta, el fúnebre escenario de la vez pasada ha desaparecido.

Penetro en la casa de paredes blancas, esta amueblada, subo las escaleras, y me encuentro  con habitaciones de camas bien hechas, ya tendidas, con sus cobertores doblados en una silla colocada al lado de las camas, me doy vuelta y me encuentro frente a aquel hombre, le señalo la habitación de huéspedes. Se asoma indeciso en esta y después de inspeccionarla a fondo suelta un suspiro y se deja caer en la cama, rendido y fatigado.

Bajo a la cocina, me acerco a la alacena, mi sorpresa se hace mayor, la alacena esta llena de comida, dejo escapar mi sonrisa un poco, asumo que el chico se a quedado dormido ya que ningún ruido proveniente del piso superior he escuchado. Tuesto dos panes, los unto de mantequilla y mermelada de fresa, los sirvo en un plato y doy vuelta.

-¡Ah!-grito estupefacta, aguanto la respiración unos segundos. El se esta parado frente a mi, ha llegado sin hacer un solo ruido.

-Lo siento... No era mi intención asustarte.-se disculpa, aun lo miro impresionada, y le ofrezco un pan, el lo acepta gustosamente. Nos sentamos a la mesa, echa de caoba pura. Nos quedamos en silencio, los crujidos resuenan por toda la casa,  hasta acabar de comer. 

-Gracias-suelta algo incomodo el chico, sus ojos centellean y me mira interrogante, esperando una respuesta por mi parte.

-De nada. Soy Annie...-comienzo a decir, pero el me quita la palabra de un arrebato.

-Annie Cresta.... Lo se... eres muy famosa.-comenta el, mirando el suelo, mientras da golpetees con el pie al suelo, suspira y me dirige una sonrisa amable. Me acabo de dar cuenta que lo estoy mirando fijamente, como si el hubiese dicho o hecho algo realmente inapropiado, desvió la vista de manera inmediata.

-Soy Rober, mucho gusto...-añade el en voz baja, algo perturbadora.-Vengo de... Bueno... eso no importa, el punto es que no soy de aquí. Escape del régimen del lugar donde vengo, era duro, oculto y lleno de contradicciones a su propio lema.-se queja, y frunce el ceño.-Vengo del Distrito 13.

Me quedo helada, contengo la respiración unos momentos, mientras pienso en lo que el dijo, en mi mente se precipitan unos recuerdos  que llegan a mi de manera atropellada y confusa:

Se ve a mi padre observando el televisor, cuando acaba el corto del Distrito 13, que pasan de cuando en cuando, se para de un brinco y grita, su expresión es de arrebato, euforia, y enojo, combinado con algo de desesperación, en ese momento había gritado:

-Existe... ¡En realidad existe! ¿Imaginas se pudiésemos irnos a vivir allí?-le decía a mi mamá-Sería excelente-a lo que mi madre había objetado conque yo era muy pequeña y el bosque eran un lugar peligroso.

Ahora todas esas palabras cobraban sentido, me quede inmóvil, ¿Acaso podía ser?

-¡Annie!-grita Finnick desde la entrada, me mira resentido, siento que alguien me tiene tomada  por los hombros, voltee, es Rober, seguramente había entrado en shock y había intentado animarme. Finnick me mira desde la puerta con un profundo dolor, da media vuelta y se aleja a zancadas, un impulso momentáneo quiere que corra y le explique todo, pero recuerdo a Johanna.

Me acerco a la puerta y la cierro, ordeno los platos y las cosas que saque, apago la luz de la cocineta y me dirijo al piso superior caminando lentamente, con Rober por detrás, mis ganas de saber algo acerca del Distrito oculto han reaparecido, me siento en la cama de Rober, del cuarto de invitados y le indico que se acerque, el se coloca a mi lado, la cama es esponjosa y cómoda, mi cara se ilumina al pensar que hay esperanzas de que Panem termine de una vez por todas.

-Y bien... Cuéntame acerca de allí-le digo, el muestra una sonrisa picara.-Del Distrito 13.- 
Wayra♥

4 comentarios:

  1. Oh, santo cielo... ¿Como puedes terminar el capitulo así? Tan emocionante. Por favor, síguelo, ahora sí pronto. Se te extrañaba. Besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hahaha, si chicos, ya estoy proxima a publicarles :) lalila:3 Probablemente publique en mi cumpleeee <3 hahaha:*
      wayra♥

      Eliminar
  2. oh por Dios lo debes continuar pronto, no me puedo quedar con eso :/ :D me encanto el capi, Wayra, pero aun quiero saber que paso entre finnick y johanna :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperen... todo a su tiempo:)
      wayra♥

      Eliminar

¡Hola!
Me encantaría que dejaras un comentario, me esfuerzo mucho para hacer estos artículos o escritos, y no me vendría mal que de vez en cuando dejaras tu opinión.
¡Anímate a comentar!
Gracias por leerme, besos^^
wayra♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...