15 de mayo de 2014

Capitulo 22

Capitulo 22

Hay Hermosos....  SUPERULTRAMEGA LAMENTO MI DESAPARICIÓN, lo siento, y no me enrollo... no tendría caso... de todos modos me van a matar cuando lean el capt. :P hahaha... xd Espero les guste y tmbn espero estar viva a medianoche xdddd :P hahaha:P *preparada para morir* Hahaha... se preguntaran como fue que me volví tan mala de un capt. a otro... bueno... ya no los enrrollo... lean :*
wayra♥
Jueves 13 de mayo. 70 años Después de los Días Oscuros.

-¿Así que una vieja amiga?-inquiero levantando las cejas.-Pues no parece una amiga tan solo, Finnick-le digo. Mis ojos verdes le miran como si quisiesen traspasarlo.

-¿Y quien dijo que si? Que seamos viejos amigos no implica que no seamos algo mas.-replica la chica, alta y estirada, de ojos oscuros, y actitud mordaz. Su cabello negro, acostumbrado a un moño alto, se mueve de un lado a otro, al fin libre.

-oh... ¡Cállate Johana!-le suelta Finnick cabreado. Su expresión es inescrutable, pero su voz demuestra su, poco notable, fastidio.  Me le quedo  viendo fijamente, si las miradas matasen ella habría muerto ya cerca de 10 veces.

Lo que paso fue esto: Hoy por la mañana desperté, me di cuenta que no había nadie en casa al salir de mi habitación, pasee por los pasillos y me di cuenta que hasta Mags se hallaba ya fuera de casa, corrí a mi cuarto y me vestí. Unos shorts, una blusa de cuadros, y una trenza envolviendo mi pelo, salí de la casa y me encontré a Finnick con una chica hermosa; alta, de pelo largo y negro, con una sonrisa burlona y aire de auto satisfacción. Antes de que me pudiera acercar ella le planto un beso en la mejilla a Finnick extremadamente cerca de la boca. Me encamine hacia ellos echa una furia y fue justo allí cuando le dije a Finnick que no parecía tan solo una vieja amiga, como el me lo acababa de decir. 

Me quedo seria sin saber que decir, Johanna da media vuelta y se retira con una sonrisa entre los labios, me trueno los nudillos con la sangre en la cara, Finnick me mira atento, me intenta tomar por los hombros pero me suelto de un tirón. Le echo una mirada matadora, y me encamino a la plaza echa una furia.

Cuando llego a la plaza la miro, no ha cambiado en nada, la que ha cambiado soy yo, sus muros adornados con enredaderas, y su fuente de un delfín en el medio me hacen quedarme helada, unos recuerdos con mi padre se atropellan en mi mente, caigo de rodillas al suelo. Las lagrimas se amontonan en mis ojos, resisto y me pongo en pie, me encamino a una banca blanca de diseño garigoleado. 

Escucho unos pasos apurados, y se que, por su andar, es Finnick. 

-Hey, tranquila-me susurra al oído cuando se halla a mi lado. Volteo lentamente mi rostro hacia el, y todo va rápido, sus manos se acercan a mi rostro lo toma, y me besa intensamente, me resisto, intento escabullirme de ese beso robado, pero desisto y le sigo el paso. 
-Eres la única Annie, la única.-dice Finnick cuando acabamos.-Es muy por el estilo de Johanna dar picones a la gente que no conoce, pero te caerá bien ya veras, vamos que te la voy a presentar de manera adecuada.-me pongo en pie de mala gana. Avanzamos por la plazoleta hasta salir de ella, pronto llegamos a la playa, allí esta ella cepillándose el cabello frente al mar.

En cuanto nos divisa, se levanta y se acerca a nosotros,  su cara muestra una expresión de arrepentimiento fatídico. Viene en traje de baño, presumiendo sus atributos, y su atlético cuerpo, alto y esbelto. Siento como si me quisiese encoger ,  y comienzo a pensar que soy realmente fea.

-Perdóname Annie-suelta en cuanto esta frente a mi.-Es mi mejor amigo, no estoy acostumbrada a compartirlo. Pero, no hay problema, supongo que después de todo no sera tan malo.-admite, me quedo observándola un par de segundos hasta que me decido a soltarle una sonrisa.

-Supongo que después de todo no debí ser tan agresiva contigo, Johanna.-confieso, y nos sonreímos mutuamente.

-Bueno... prepare algo de comida chicas, vamos a casa.-me sorprende Finnick.

-No sabia que cocinaras.-apunto, el me guiña un ojo.

-Es uno de sus mejores talentos-agrega Johanna entusiasmada, que lo conozca  mejor que yo me molesta pero no hago ningún comentario.

Nos dirigimos a mi casa, entramos  en la cocina nos espera Mags y el delicioso banquete. Pareciese que a Mags no le agrada mucho Johanna porque ni la voltea a ver. Nos sentamos a la mesa, y Johanna y Finnick se ponen a charlar, de personas de las que ni la menor idea tengo; el diseñador Yertis es el mas de moda en el Capitolio, se dice que Snow... La vigilante jefe fue ejecutada en publico... entre otras cosas.

En cuanto acabo de comer, me retiro de la mesa, antes de que salga del salón, Johanna me dice:
-¿Tan pronto nos dejas Annie?-asiento ligeramente con la cabeza la verdad aun no termino de tragarla, salgo de la casa, y me encamino a casa de Lucia, tengo mucho tiempo de no verla.

Me dirijo hacia la parte industrial y de comercios en el Distrito. En cuanto veo su casa logro divisar su rubia cabellera brillante al sol. 

-¡Lucy! ¡Cuanto tiempo!-chillo emocionada, ella voltea y me ve, parada frente a su casa, corremos emocionadas e impactamos en un abrazo.

-Annie... No sabes... Todos los días veía los juegos y... cuanto me preocupe  por ti.-suelta mi amiga, parece mas madura, y me cuesta trabajo encontrar a la chiquilla que fue pocos meses antes.  Le sonrío y me invita a pasar a su casa, el día es soleado, así que le digo que le sugiero ir de picnic, a la parte bosque del Distrito.

Entro a su hermosa casa, es elegante, decorada de cuadros provenientes del Capitolio, es amplia, y con un suelo de losas blancas, paredes pintadas de amarillo claro. entre a su cocina y me puse a armar una rápida cesta con comida. Salimos de la elegante y suntuosa casa y nos encaminamos a la panadería, saludamos y compramos algo de pan, y una tarta.

Después de mucho caminar llegamos a la verja de alambrado que recorre todo el Distrito 4, trepo un árbol y doy un brinco al otro lado,  Lucia me pasa la canasta por un hoyo de la verja suficientemente grande para dar paso a la cesta, pero no para mi o mi amiga. Esta trepa y da un brinco temerosa, cae encima de mi.

-Maravilloso-advierto quitandomela de encima de un empujón. 

Extendemos la manta y  colocamos sobre esta los alimentos, charlamos un poco acerca de nuestras vidas, ella se queda incrédula cuando le afirmo que Finnick y yo somos novios, me dice que le debo presentar a alguien.

-Es que los de aquí no pasan del 6-se queja Lucy, haciendo un gesto de asco, yo suelto una risita, el ambiente es agradable y el clima acogedor, justo para darse un buen revolcon en la playa.

Me habla acerca de como el hijo del panadero, Caleb, no la deje en paz, y la pretende todo el tiempo, me resulta obvio siendo ella tan hermosa, con su cabellera rubia que le roza los hombros, sus ojos azules acuoso, su figura curvilínea, menos atlética y esbelta que la de Johanna, pero al fin y al cabo buena figura. 

Mientras comemos le relato lo de la tal Johanna, Lucia me mira expectante, se queda meditando unos momentos sobre el tema.

-No creo que sea buena idea dejarlo a solas con ella. La he visto en la televisión, es guapa, tiene... ¿16? Si... Tiene 16 años, es mayor que tu. Y ella es hermosa.-apunto mi amiga haciéndome sentir la horrible.

-Vamos  a nadar un rato a la playa-le sugiero, despejándome la cabeza de ideas absurdas acerca de Johanna y Finnick.

Nos encaminamos a la playa, cuando llegamos el sol estaba en todo su esplendor, nos acercamos al mar, y nos lanzamos dentro.

-Ey... Necesito algo de agua.. ¿Me acompañas a casa de Finnick?-inquirí, Lucy me dijo que si y nos lanzamos a la casa, cuando estábamos por salir de la playa, escuche unas voces atrás de un matorral.

Me acerco y cuando me asomo, me llevo una desagradable sorpresa; Johanna y Finnick de pie, besandose, Finnick me da la espalda y Johanna abre los ojos, nos escucho. Lo deja de besar y comenta con ligereza:

-Esto fue divertido, deberíamos volver a hacerlo alguna vez. Tienes compañía-Johanna, se retiro, Finnick volteo para encontrarse cara a cara conmigo. Las lagrimas ya rodaban por mi rostro, y la expresión de consternación de Finnick logro caudales de ellas. Di media vuelta y salí corriendo a casa de Lucia.
wayra♥ .

2 comentarios:

  1. Se me izo un nudo en el estomago con este final de capitulo pero sin duda muy bueno, ya se te extrañaba. Y espero que te pongas al corriente, pronto. Sube el próximo lo mas antes posible por que me quede comiéndome las uñas, aunque Johanna siempre me ha gustado, esta vez se ha pasado. Besos :*

    ResponderEliminar
  2. oh por Dios no puedo creerlo, de verdad debe de haber sido culpa de Johanna no puedo creer que Finnick haya hecho algo asi, el es demasiado para ella. el capi esta genial Wayra, ya extrañaba la historia
    PD: te he dejado un correo por lo del blog, no se si ya lo halas visto
    mxx

    ResponderEliminar

¡Hola!
Me encantaría que dejaras un comentario, me esfuerzo mucho para hacer estos artículos o escritos, y no me vendría mal que de vez en cuando dejaras tu opinión.
¡Anímate a comentar!
Gracias por leerme, besos^^
wayra♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...