2 de septiembre de 2013

Capitulo 4

CAPITULO 4




Aqui esta el (algo retrasado, (espero que me perdonen)) Capitulo 4!!!! :) espero que les guste... no hay mucho romance en este capitulo pero... es muy movido!  Un abrazo, su escritora:
annie♥
Viernes 15 de abril. 70 años después de los Días Oscuros
Lo que me despertó fue el estridente sonido de un plato estrellándose contra el suelo y haciéndose añicos,  luego sentí el sobresalto de Finnick. Al abrir los ojos note que Finnick me tenia abrazada, como si de ese modo quisiese protegerme de lo que pronto sucedería. Me levante junto  con Finnick, y solté un largo bostezo.
Observe el comedor, y vi el plato hecho trizas al lado de Lukas, este tenía una expresión de molestia, cuando hice contacto visual con él, me dirigió una mirada tan fría como un tempano de hielo. Finnick y yo nos dirigimos a nuestros respectivos cuartos, y los dos regresamos al comedor, vestidos y duchados.
Me había puesto unos  pants rosa fucsia, y una camiseta azul, era lo más cómodo que había encontrado, eran flexibles y al cuerpo, la ropa se encontraba sobre mi cama cuando entre a la habitación.


Vi tantos botones en la ducha… ¡Eran cientos de ellos! ¡Tenía tantas ganas de picarles a todos! Y mi cuarto entero también estaba lleno de ellos, de todos y cada uno de los colores, incluso de distintas formas.
Ya en el comedor, observe a Lukas detenidamente, llevaba unos shorts blancos, una camiseta color azul eléctrico y negro. El ya se encontraba desayunando, parecía dispuesto a ignorarme, a su lado se encontraba una bella chica rubia recogiendo los restos de aquel plato blanco, que por culpa de Lukas estaba destrozado, cuando acabo de limpiar la chica se retiro.
-Un avox-exclame en voz baja, Finnick coloco su mano en mi hombro, esto hizo que me sobresaltara, la presencia de los avox me perturbaba, aquella chica era la misma que nos había servido la cena, sin embargo no había caído en cuenta de que era un avox; una “traidora” según el Capitolio, le habían cortado la lengua y ahora servía en su antiguo hogar.
-¡Annie!-escuche decir a Finnick, lo mire a los ojos, estaba frente a mí sacudiéndome, me veía fijamente, y arqueando las cejas, pareciese que llevaba mucho gritando mi nombre.
-Ahaaa… ¿mande?-respondí aun confusa, el me observo unos segundos, y se le escapo un suspiro de alivio, no sabía por qué se había preocupado, aun no me encontraba en la arena.
-Vamos… hay que desayunar-me tomo de la mano y nos sentamos juntos, Mags se nos unió junto con Cornelius unos cuantos minutos después.
Al terminar de desayunar, nos dirigimos a la sala, el sillón era un desastre, los cojines en el suelo, una manta echa bola y por completo arrugada, todos nos voltearon a ver a Finnick y a mí, en ese momento sentí como el rubor acudía a mis mejillas, baje rápidamente la mirada y sonreí tímidamente.
-Bien…-exclamo Finnick despejando un sillón para que nos pudiéramos sentar en el-ahora sigue el entrenamiento… Lukas, asegúrate que Annie brille lo más que se pueda, eviten el contacto con otros tributos y aléjense de los tributos jefe-se refería a los tributos entrenados para los juegos, así los llamábamos en mi distrito. Sentí como Finnick apretaba con fuerza mi mano.
-ustedes pueden-dijo Mags intentando animarnos, sin embargo, pensé, ya no llevábamos asombroso trajes, ahora tan solo era cuestión física y de astucia, eso me hacía sentir algo débil, era lista, pero no manejaba ninguna arma.
-Intenten practicar en algo en lo que destaquen, así lograran intimidar a los otros tributos-nos recomendó Cornelius, intentando dar una sonrisa, pero las arruguitas que se le formaban en la frente, delataban su sentimiento de preocupación,
Nos dirigimos al elevador, tuve que soltar la mano de  Finnick y tratar de concentrarme en lo que se aproximaba, pero al ver sus ojos antes de que se cerrara el elevador, en todo lo que pude pensar en el tiempo que tardamos en llegar al centro de entrenamiento, fue en Finnick.
Cuando llegamos al gimnasio, estaba casi vacío, solo estaban los del Distrito 1, Survey y Norberto, que nos dirigieron la peor mirada que pudieron. Los del dos, mostraban sus grandes y aparatosos músculos, eran grandes maquinas de matar… eso me produjo una serie interminable de escalofríos.

Detrás de nosotros llegaron los tributos del 3 y los del 5, poco después todo el gimnasio estaba repleto. Nos reunieron en un círculo alrededor de nuestra entrenadora, Átala, una mujer atlética y fuerte, de pelo rubio y sedoso amarrado en una coleta, y de facciones duras y muy marcadas. Se puso a explicar el horario de los entrenamientos y las reglas… estas últimas nunca me habían agradado mucho, nunca fui una rebelde sin control, pero si un poquitín.
En cada puesto había un experto en la habilidad en cuestión, y nosotros podíamos ir de una zona a otra como quisiéramos, algunos puestos eran de tácticas de supervivencia, otros puestos ensenan tácticas de luchas, y otros a manejar armas. Teníamos ayudantes a la mano, si queríamos practicar con alguien.
Después de que Átala leyera la lista de habilidades, no pude evitar comparar, a los otros tributos conmigo. La mayoría de los tributos masculinos (exceptuando a los del 3, 6 y 12) son más grandes que yo… el hombre del 11 era especialmente vigoroso, más que los del dos, al parecer el trio de gigantes había congeniado.
Algunos tributos habían ganado peso en el Capitolio, yo en cambio seguía igual de flaca, y es que últimamente no tenía mucha hambre, no era que despreciara la comida, pero no me apetecían esos complicados y elaborados guisados del Capitolio.
El distrito 4 normalmente produce tributos jefe, y aunque vengo del Distrito 4 yo no fui entrenada para convertirme en una atemorizante asesina, ni nada por el estilo. Lukas tampoco, pero él era grande y musculoso.
Por eso los del Distrito 1 y 2 ni siquiera habían llegado a considerar que yo pudiera formar parte de su alianza en la arena.
Cuando Átala termino de dar las instrucciones, nos dio permiso de comenzar a entrenar, observo a los otros tributos, soy de estatura media, y delgada, sin embargo no soy débil, y soy buena trepando arboles, y escalando, he practicado en las rocas del acantilado, y  sobre los arboles… bien… debo confesar que a veces me escapaba al lado industrial del Distrito 4, quedaba muy lejos de mi casa, pero… eso no importaba, tan solo iba allí para trepar aquellos grandes y milenarios arboles, eran tan solo 29 pero yo los quería a todos.
Sin que me diera cuenta Lukas se aproximo a mí y me señalo a  Survey, ella estaba en un puesto de aspecto aterrador para lanzar lanzas y cuchillos, incluso hachas, era buena en las tres cosas.
-Que suerte que sea rápida y ligera-pensé aterrada, no había manera de que yo me enfrentara a ella.
Los tributos del 2 estaban en la misma sección que los del Distrito 3, los primeros presumían de sus habilidades mientras los desnutridos del 3 miraban asustados a sus oponentes, la chica, Alejandra me miro rápidamente, ella se encontraba temblando.
Observo los puestos y me dirijo al de lanzar cuchillos, miro a Survey, no tenía un aspecto muy intimidador pero sus cuchillos sí que  lo tenían.
Tome unos cuantos cuchillos y me dedique a lanzarlos, pero no tenía lo que se dice una buena vista, y uno termino encajado al lado del experto en cuestión, este me dirigió una sonrisa forzada y me dijo:
-¿Qué tal si pruebas el puesto de arquería?-se me subieron los colores, y me dirigí al puesto de arquería muy abochornada.
Y termine haciendo el mismo desastre, pronto escuche unas risillas burlonas por parte de los tributos jefe… por su lado, Lukas había destacado en lucha cuerpo a cuerpo, y manejando una pesada espada, incluso unos tributos jefe se le acercaron y se pusieron a hablar con él, yo en cambio me dirigí a los puestos de supervivencia y trate de aprender todo lo que podía.
Vi como Lukas (rato después) se dirigía a mí con una mueca en la cara, se puso a escuchar la plática sobre plantas comestibles, y al terminar esta, me comento:
-Me ofrecieron estar con ellos…-Lukas se sentó en el suelo, yo hice lo mismo, yo emití un sonido inaudible- Pero les dije que no-lo voltee a ver sorprendida y con los ojos bien abiertos, yo ya había pensado que se iba a despedir de mi.
-Pero…-trate de decir, pero Lukas me interrumpió de una manera amable, y me miro de la manera en la que Finnick y yo nos mirábamos,
-Sabes porque lo hago-dijo Lukas sin más, me mordí el labio nerviosamente sabia a lo que se refería, sin embargo para mí era un tema muy incomodo para lograr hablar de ello.
-Porque lo dijo Finnick-solté, Lukas me miro furioso, pero sabía que en verdad estaba dolido, en cuanto mencione el nombre de Finnick me había mirado así. Después aparte la mirada de su rostro, no soportaba ver que yo causaba tal dolor en mi amigo.
-¿Qué tal si vamos a…?-comenzó a decir Lukas, dando un giro inesperado a la conversación, pero esa vez lo interrumpí yo.
-¡Allá!-exclame entusiasmada y parándome dando un gran brinco, señale el puesto de nudos, estaba lleno de cuerdas, pero yo no tenía en mente hacer nudos con esas cuerdas… o no…
Me empecé a acercar a aquel puestito lleno de nudos que me recordaba a mi padre trabajando a la orilla del mar, Lukas me siguió por detrás, el entrenador nos miro inspeccionándonos, los tributos jefe se encontraban allí, haciendo nudos, Survey se acerco a Norberto gritando emocionada, en su mano tenía una cuerda con un nudo mediocre, y ella no paraba de decir que lo había logrado.
Me acerque a Survey y le arrebate el nudo de la manera más grosera que pude, ella me miro indignada, deshice su nudo de un tirón y logre hacer uno mucho mejor, lo lance al techo, ya que no había ninguna otra estructura en la cual escalar, el nudo quede atorado en una viga de acero que se encuentra baja, me costó algo de trabajo subir por la cuerda, pero cuando me encontré arriba comencé a escalar por la gran estructura de metal, como si fuese una ardilla.
Los otros tributos se veían muy pequeños, y me miraban con un excesivo asombro, todos se estaban reuniendo bajo la parte de la estructura en la que yo me encontraba, yo los miraba divertida.
-¿Que los tributos jefe eran los más listos? Si, sé que soy del Distrito 4, pero yo no recibí un entrenamiento, en mi distrito nadie se alegra por los juegos, tan solo aparentan alegrarse, pero no es así… ¡Todos se lamentan de que los juegos existan! Yo soy como los tributos normales, sin entrenamiento- grite, estaba muy enojada, y es que cuando vi como los profesionales atemorizaban a Alejandra, la rabia me hirvió por dentro.
Estaba enojada con el Capitolio, con los tributos jefe, los juegos eran una masacre que a los habitantes del Capitolio les entretenía.
¡Pero nosotros no éramos del Capitolio! Nosotros éramos los masacrados, incluyendo a los tributos jefe, pero ellos lo tomaban como un honor… eso me hacia enfurecer y me causaba nauseas… en el 4 fingían que se tomaba como un honor, pero nadie lo creía…bueno… había sus excepciones, porque en la parte industrial del Distrito había familias más ricas, que entrenaban a sus hijos… ¡Pero en realidad eran pocos!
-Claro que somos más listos… ¿Y cómo la gente de tu Distrito iba a alegrarse de mandar a la arena a una tributo como tú? Eres una desnutrida, y sin experiencia, nunca ganarías los juegos-grito la chica del 2, eso hizo que la cara se me pusiera roja de rabia.
-¿A si? Entonces que venga uno de ustedes y me atrape- grite furiosa-Si se creen tan listos y fuerte ¡Vengan!-no era muy normal que me enojara así…bueno, tan solo a veces.
Survey y Norberto, estaban que echaban fuego por los ojos, el chico del 2 al que escuche que llamaron Strike y la chica de su mismo distrito, se acercaron a los del 1, y el del 11 se reunió con ellos… el grupo de tributos jefe…
Los otros chicos, que no eran jefes, aguantaban la risa, y Alejandra se le acerco a Lukas y le pregunto algo, luego soltó una risita, el me miraba boqui abierto, y ella parecía divertida.
Al fin se decidieron y Survey comenzó a subir por la cuerda, llevaba un cuchillo con ella, era buena trepando por la cuerda, incluso mucho mejor que yo, pronto se encontraba parada en la estructura de acero, comenzó a trepar hacia donde yo estaba, aunque ella no era muy ágil en ese aspecto. Yo subí más y más arriba, hasta que me tope con el techo, estaba arrinconada.
-¡¿Qué no ves que nos tratan como marionetas?! Nosotros no debemos luchar entre nosotros, porque el culpable de todas las muertes es el Capitolio ¡No los otros tributos!-grite, Survey ya estaba a un metro de distancia de mi, le estire la mano y le susurre-estamos en contra de la misma causa-Survey me miro confundida, y luego me sonrió y me tomo la mano…
…Y me jalo, sentí como chocaba contra el duro y frió suelo, intentaba respirar pero no podía, todo lo empezaba a ver borroso.
Se escucharon unas voces, a primera era de Lukas, las otras tres eran desconocidas, también oía unas risas que taladraban mis oídos, me preguntaba qué pensaría la gente del capitolio sobre lo que dije, ya que nuestros entrenamientos estaban televisados.
De pronto escuche como se abría la puerta y alguien corría hacia mí gritando…
-¡Annie!-era la voz de Finnick, que repetía mi nombre, poco a poco se escuchaba más lejana, lo último que alcance a ver antes de desmayarme fue un destello azul… como un cachito de mar…








6 comentarios:

  1. Se te echaba de menos!!!!!!!! Gracias por volver ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realemente lo lamento, pero la tarea no me dejaba, lo bueno que aqui estoy de nuevo!!! gracias por los animos, espero que te haya gustado el capt. :)
      Annie♥

      Eliminar
  2. Te entiendo, en 2 semanas vuelo al instituto y posiblemente si abandonaré un pelín mi Blog. Me ha encantado el Capítulo como siempre. Tanto, que... ERES GANADORA EN EL CONCURSO DE MI BLOG!!!!

    http://notepierdasnadadeljdh.blogspot.com.es/

    Besos, más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Que emocioooooooooooooooon!!!!!!!!!!!!!! :D estoy muy feliiiiiiz :) gracias por leer mi historia, y por los animoooos!!!!
      Annie♥

      Eliminar
    2. la estoy leyendo de a poco pero cada dia me gusta mas... el final de este capítulo es genial

      Eliminar
    3. Graciasssss!!! me pone muy feliz que la gente me eche porras y pss les guste mi historiaaaa:) besos
      wayra:*

      Eliminar

¡Hola!
Me encantaría que dejaras un comentario, me esfuerzo mucho para hacer estos artículos o escritos, y no me vendría mal que de vez en cuando dejaras tu opinión.
¡Anímate a comentar!
Gracias por leerme, besos^^
wayra♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...